21 de enero de 2017

Señor, lo llenas todo



Señor, lo llenas todo

Una ardiente bola despunta en el alba
Y lo inunda todo con su claridad:
El sol aparece llenando las sombras;
Se levanta el hombre a su faenar.

Cambian los colores, se renueva todo,
Y vuelve la vida a tomar su lugar;

La esperanza es nueva, distinta que antes,
Las sombras se han ido, regresa la paz.

La vida está viva, despierta del sueño,
Se levanta el niño y se va a preparar;
Le espera la escuela, los libros, proyectos,
Los juegos, la risa, la sana amistad.

 Y tú lo llenas todo desde la mañana,
Con tu presencia el mundo no se va a parar.
Y si está el obrero desde la madrugada
Trabajando duro, contigo estará.

 Va pasando el día entre mil situaciones
La gente no para, hay que trabajar,
Demasiado ruido, hay mucho cansancio
Y algo de todo esto tiene que cambiar.

Y cuando se acaba la dura jornada
Late más despacio el corazón de la ciudad:
La gente regresa cansada a su casa
Y ruega que mañana algo pueda mejorar.

 Y por la noche sigues llenándolo todo,
Eres un centinela que, sin descansar
Vela por el sueño de todos los hombres
Hasta que de nuevo se vuelva a empezar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada