25 de noviembre de 2016

Oración por el dolor del creyente


Por el dolor creyente que brota del pecado;
Por haberte querido de todo corazón;
Por haberte, Dios mío, tantas veces negado, 
Tantas veces pedido, de rodillas, perdón.

Por haberte perdido; por haberte encontrado.
Porque es como un desierto nevado mi oración;
Porque es como la hiedra sobre un árbol cortado
El recuerdo que brota cargado de ilusión.

Porque es como la hiedra, déjame que te abrace,
Primero amargamente, lleno de flor después,
Y que a mi viejo tronco poco a poco me enlace, 
Y que mi vieja sombra se derrame a tus pies.

Porque es como la rama donde la savia nace,
Mi corazón, Dios mío, sueña que tú lo ves. Amén.
.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada